Arepas con Chocolate


Todos los fines de semana en el hogar Campos-Prada se comen arepas con chocolate. Las hacemos redondas simulando soles y lunas, o también de diferentes formas: estrellas, corazones o en forma de hombrecitos de jengibre. Mama arregla la masa y Emily se encarga de cortar las figuritas. Alejandro aun no puede comerlas, pero estoy segura que se convertirán en uno de sus platillos favoritos. Papo no es el más entusiasta a la hora de comerlas pero nos acompaña y disfruta también de nuestra pequeña tradición familiar.

Cuando yo era niña y visitaba la casa de mis abuelos maternos (Rueda) siempre encontraba un pedazo de arepa encima de la estufa. Era un poco duro pero tenía un sabor inconfundible. Puede que mi abuelita Virginia lo dejara allí deliberadamente, pero a mi me gustaba pensar que lo hacía pensando en mi; por si acaso yo pasaba de visita. Mi abuelito Tomás, pelaba el maíz cocinándolo con ceniza para luego molerlo y producir la harina de tan maravillosas arepas.

El chocolate ha sido parte integral de nuestra cultura Prada. Cuentan que mi bisabuela Rita, podía levantarse a media noche en busca de una caliente y deliciosa taza de chocolate, o como se le reconoce en la familia: una tabla e’ cacao. Mi abuela Mercedes haría lo mismo y yo estoy que les sigo los pasos. – Aquí tengo que detenerme un poco a reírme de mi misma – Recuerdo mis años infantiles en Zapatoca, mi mama guardaba el chocolate partido en pedazos en la alacena. Era fácil para mí acceder a ella y escabullirme con un pedazo de chocolate crudo para roerlo como si fuera un ratón.

Siempre había una buena excusa para tomar chocolate: porque venía alguien de visita y había que ofrecerles onces, porque estaba haciendo mucho frio, porque se acabó el café, o simplemente para matar el antojito. De eso hace ya más de 30 años en Colombia, y estoy segura que a pesar de estar  tan lejos, a ustedes les sucederá lo mismo. Por eso les dejo aquí la receta; sé que no será la harina hecha por el abuelo ni el chocolate chucureño que le gustaba a la abuela, pero el sabor a tradición seguro que lo reconocerán.

Utensilios:

1 Olleta, 1 Molino de madera,  1 recipiente de plástico, 1 Tejo (en su defecto un sartén), 1 bolsa plástica

Ingredientes:

Arepas: Harina de maíz precocida, mantequilla, queso rallado y sal al gusto, agua tibia

Chocolate: Pastillas de Chocolate con azúcar y leche al gusto

Preparación:

Arepas: En un recipiente revuelven los ingredientes mojándolos con agua tibia hasta que la masa toma consistencia de plastilina – si, de playdoh, del que usan para jugar- El secreto esta en amasar muy bien y bastante. Mientras tanto, en el fogón se calienta el tejo o sartén. Siguen amasando… cuando la masa se encuentra suavecita, agarran una pequeña porción y comienzan a enrollar en la mano haciendo círculos, una vez tengan una pequeña bola la ponen sobre un plástico y la extienden. Pueden dejarla en forma de círculo o cortarla con el molde que deseen. Una vez el tejo o sartén está bien caliente, colocan las arepas sobre el, y las asan a fuego medio, volteándolas cuando sea necesario para que no se quemen. Al final tendrán una deliciosas arepas crocantes por fuera y suavecitas por dentro con hilitos de queso.

Chocolate: Agregan los ingredientes a la olleta. Por cada taza de leche una pastilla de chocolate, aunque yo siempre le echo una de mas :). Cocinan a fuego alto y cuando el chocolate comienza a ablandarse lo baten con el molino de madera. No le den la espalda nunca porque fijo se les riega jajaja y a pesar de sonar chistoso, estoy hablando muy en serio! Bajen el fuego, déjenlo hervir y luego disfrútenlo acompañado de las arepitas que ya deben estar mas que listas.

Nota curiosa: mi mama-abuela hacia hervir el chocolate 7 veces. La verdad no se por qué, si alguien sabe la razón agradezco sus comentarios.

About SofiaPrada

http://about.me/sofiaprada

Posted on July 2, 2012, in A Taste of Honey, Español and tagged , , , , , . Bookmark the permalink. 1 Comment.

  1. Uyy hermani, que escrito mas lindo!!! Se me aguo el ojo pues recordar las arepas del abuelo Tomas y los cacaitos de la abuelita Mercedes me dió como nostalgia… Y te cuento que en la familia Solano Prada también comemos arepitas los fines de semana pero no hechas por mí… son mas ricas las de la tienda jejejeje.. asi no me demoro haciendolas..
    Un abrazo, Stelin

    Like

Enjoy. Comment. Share. Thanks for your visit! Gracias por pasar a visitarnos!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: